Buscar este blog

Translate

martes, 15 de mayo de 2018

Tipos de hornos

Es una buena pregunta si tenemos que montar una cocina, porque hoy en día, casi no se entiende una cocina sin horno. Pero hay de varios tipos ¿cuál nos conviene más en nuestra cocina? No se trata de ver “el mejor” ya que esta batalla está perdida antes de empezarla. Según el uso que le vayamos a dar, así será nuestro horno. No es lo mismo usarlo sólo para hacer pizzas y algún bizcocho de vez en cuando, a que le demos “caña” y lo encendamos varias veces por semana para hacer panes, repostería, asados, etc. Y no podemos olvidar la clase energética que tiene, sobre todo, si es eléctrico.

Lo que sí os aconsejo antes de empezar a ver las características, es que pongáis un horno separado de la encimera. De ser un “combi” (vitrocerámica + horno), el horno comparte mandos con la vitrocerámica y tiene que colocarse justo debajo. Si se elige independiente cada electrodoméstico, podremos colocar el horno en otra zona distinta a la de cocción. Suele salir un poco más caro, pero tener la libertad de colocarlo donde mejor convenga en la cocina, con las de horas que podemos pasar ahí y los años de usos que le podemos dar, es un factor a tener en cuenta. Otra ventaja al elegir un modelo de horno independiente, y que muchas veces no nos fijamos, es que en caso de una avería que no tenga solución, sólo tendremos que cambiar el electrodoméstico dañado, y no todo el conjunto (vitro + horno).

No os voy hablar de marcas, porque de todas las marcas, hay buenas y malas opiniones. Lo que sí os recomendaría es una maca, que tenga servicio técnico en vuestra ciudad. Si es en el mismo municipio, tanto mejor, aunque eso ya es más difícil hoy en día, a no ser que se resida en una capital de provincia. También es interesante fijarse en los años de garantía (mínimo de 2 años por ley para todo aparato nuevo), porque hay marcas que amplían ese periodo. Es aconsejable ver detenidamente, qué cubren exactamente, y si tendríamos que pagar algún extra por esa ampliación (que quizás nos pueda compensar por los servicios de esa garantía extra).

Hornos de gas o eléctricos

Actualmente encontramos hornos de gas (tanto butano como gas ciudad) y eléctricos. La variedad de los eléctricos en cuanto a los servicios que nos ofrecen, hace que sean los más habituales en nuestras cocinas. Por eso, vamos a ver qué tipos de hornos eléctricos y con qué funciones, podemos encontrar en nuestros comercios.

Hornos encastrables y portátiles

Según donde se coloque el horno, serán de un tipo u otro. Las diferencias son estas:

Encastrables: son los que se integran en el mobiliario, ya sea debajo de la vitrocerámica o zona de cocción, como colocados “en torre” en un lateral de la cocina como se colocan actualmente (junto con el microondas, por ejemplo). Son los que ofrecen más servicios y los más comunes.

Portátiles: son hornos similares al microondas, de distintos tamaños (desde 18-25 litros hasta 55 litros). Como su nombre indican, se pueden colocar donde queramos: encima de una mesa, sobre la lavadora, en el mostrador de la cocina…etc. Tienen funciones básicas, salvo los más grandes, que tienen alguna función más completa como puede ser el ventilador, grill o el asador rotatorio. Aunque sean los hermanos pequeños de esta gama, son muy buena opción si estamos en una vivienda de alquiler, o somos pocos en casa (perfectamente pueden cubrir las necesidades de horno para 2 / 4 personas).

Limpieza de los hornos eléctricos

Es una de las cosas mas odiosas de la cocina… lo reconozco… lo que a mucha gente le echa para atrás a la hora de usar el horno para cocinar. Pero teniendo un mínimo de cuidado al cocinar nos podemos ahorrar algún trabajo de limpieza. Os digo algunos trucos:

-      * Usar una bandeja debajo de nuestro asado, con papel de aluminio. Así podemos evitar que, si salpica algo, nos caerá en esa bandeja y luego sólo será quitar el papel. También podemos cubrir toda la bandeja del asado, con papel de aluminio en la base.

-      * Cuando terminemos de usar nuestro horno, limpiar la bandeja o rejilla donde haya estado nuestra preparación. De esta manera, evitamos que la posible suciedad que tenga, se nos agarre y sea más difícil de quitar.

-      *  Podemos quitar olores en nuestro horno y que sea más fácil la limpieza de paredes / suelo, si aprovechamos el calor que queda después de usarlo, y ponemos una bandeja / molde (que puede ser la que hayamos utilizado para cocinar, una vez emplatada nuestra receta), con agua y buen chorreón de vinagre o zumo de limón. Incluso si el horno se hubiera quedado algo frío, lo podemos calentar unos 10 minutos y luego apagarlo. El vapor que va a desprender esa agua con vinagre / zumo de limón, hará que los olores se quiten y la posible suciedad que haya, se quite apenas pasando una bayeta jabonosa.

Pero a pesar de estos trucos, hay hornos que incorporan su propio sistema de autolimpieza. Vamos a ver en qué consisten:

Hornos pirolíticos: utilizan una limpieza a temperaturas muy altas (rondan los 500ºC) durante 1h o 2h. Con este proceso, se consigue que la posible suciedad que tenga, quede reducida a cenizas y se quite pasando un simple paño. Incorporan doble sistema de seguridad en estas funciones, para evitar accidentes: puerta fría (para evitar posibles quemaduras si se toca durante esta función) y un cierre automático que impide abrir la puerta, hasta que el interior está completamente frío. Según el tipo de horno o la marca del fabricante, hay modelos que hay que extraer bandejas y carriles laterales, y otros que sólo es sacar las bandejas o incluso dejarlas. Hay que tenerlo bien claro, para evitar accidentes y que nuestro horno se quede muy limpio con la función pirolítica, pero tengamos que ir corriendo al servicio técnico a reponer algún accesorio.  

Hornos cataliticosEs un proceso parecido al anterior, pero estos aparatos no suelen alcanzar más de 200ºC de temperatura y el método de limpieza es por oxidación.Eliminan restos de grasas del horno, pero no eliminan los posibles azúcares que pueda haber en bandejas o paredes. La limpieza, la suelen hacer muchos modelos sobre la marcha, mientras se cocina nuestra receta. El coste de energía es menor que la pirolítica, pero también hay que tener en cuenta que no todos los días que usemos el horno pirolítico, será necesario hacer esa autolimpieza.  

Dicho esto ¿es mejor un horno pirolítico o uno catalítico? La batalla no está nada clara y va a depender del uso que hagamos de nuestro horno, y preferencias personales (además del precio de cada modelo). Aunque sea de forma ocasional, los pirolíticos se limpian solos y su lado negativo, es el elevado consumo de energía durante el proceso. Los catalíticos, al tener paredes rugosas que absorben mejor la suciedad y olores, hacen la limpieza "sobre la marcha" y a menor temperatura. Eso sí, tendremos que enfundarnos los guantes y aplicar algún producto específico, si hay restos de alimentos con azúcar, que son los que no eliminan estos tipos de hornos. Así que ambos tienen cosas a favor y en contra y la decisión, será más cuestión personal.

Tipos de hornos

Podemos encontrar, al margen del método de limpieza, distintos tipos de hornos. Vamos a ver un poco qué podemos encontrar en el mercado.

Hornos convencionales: Son los más básicos y sus funciones suelen ser, calor arriba y abajo, sólo arriba o sólo abajo y como mucho, que tengan grill aparte.

Hornos multifunción: Hay mucha variedad en nuestros comercios de este tipo de hornos. Suelen tener hasta 10 funciones distintas de funcionamiento: doble calor, sólo arriba / sólo abajo, sólo grill, grill + calor en alguna función, ventilador aplicado a estas funciones o sólo algunas, programas como pizzas, bizcochos, carnes, pescados, panes…etc sin olvidar la función manual, para hornear como mejor convenga a nuestro preparado. Ahora se comprende mejor la palabra “multifunción” ¿verdad?

Hornos de vapor: Son los últimos en aparecer en este amplio abanico de posibilidades. Eran un método de cocción más reservados a cocinas profesionales, pero que poco a poco, se está implantando en nuestros hogares. La cocción en este tipo de hornos es más saludable, ya que conservan mejor los olores, texturas y color de los alimentos que vayamos a meter. También al aportar más humedad, se consigue mejorar la digestión al comer estos alimentos cocinados en este tipo de hornos. Suelen ser hornos multifunción, además de incorporar la función vapor. Según los distintos modelos y fabricantes, el vapor podrá ser un extra más o funciones específicas de multifunción + vapor, o también en algunos, sólo función vapor. Una de las ventajas que tiene este tipo de hornos, poco conocidas, es que, gracias al vapor, se consigue recalentar comidas sin esa sensación de sequedad que dan otro tipo de hornos o el propio microondas.

Hornos con función Aqualisis:  Son los menos habituales y además de la multifunción que hemos mencionado antes, lo que hacen especial es su limpieza. Suelen recomendar añadir aproximadamente 300ml de agua y en apenas 30 minutos, el vapor que genera el horno en esta función, hace que se limpie pasando un simple paño sin más. Es una función más intensa de lo que antes mencionábamos en los consejos iniciales para la limpieza.

A estos 4 tipos de hornos, hay que sumarles los tipos de puerta. Pueden ser la más convencional que es abatible hacia abajo, que se desplace con las bandejas hacia fuera, de apertura lateral… Este tipo de aperturas, no tienen nada que ver con el tipo de hornos que elijamos. En la mayoría de los casos, no se podrá cambiar el tipo de puertas como suele pasar en los frigoríficos (que dan en muchos modelos, la opción de abrir hacia la derecha o izquierda).

Por último, recordar que siempre hay que asegurarse de utilizar recipientes aptos para el horno (al margen del tipo de horno que tengamos). Que las sartenes y ollas no pueden meterse si tienen asas de baquelitas (las que no queman al tocarlas), ya que las altas temperaturas del horno, harían que se quemaran. Tampoco nos sirve el plástico (como es lógico) ni todos los recipientes de vidrios, y esto es importante porque a veces se pasa por alto y nos llevamos desagradables sorpresas. Sí podemos utilizar utensilios metálicos, ya sean esmaltados o antiadherentes. También moldes de silicona, que, a pesar de su flexibilidad, son totalmente aptos para los hornos excepto en la función grill. Y, por último, no olvidar tener buenos guantes aislantes: mi consejo es que, contra más largos de manos, MEJOR que no sólo es importante no quemarse los dedos sino también proteger las muñecas. Invertir en buenos utensilios que nos permitan agarrar y sacar nuestras recetas una vez horneadas, nos garantiza el éxito de la misma y evita que tengamos accidentes por quemaduras y que nuestra preparación termine en el suelo.

Espero que os haya quedado más claro todo lo que rodea este electrodoméstico y que si tenemos que renovar o amueblar nuestra cocina, elijamos el que mejor se nos adapte a nosotros.



Menú Fin de Semana 19 y 20 de mayo

Un fin de más que tenemos encima y este, además, a lo grande en Vélez-Málaga. ¿El motivo? La romería de Nuestra Señora de los Remedios, Patrona y alcaldesa perpetua del municipio. Os dejo unas fotos a continuación:

Vista parcial de la Ermita del Cerro, donde está la Patrona de Vélez-Málaga.
Pintada por Evaristo Guerra. Foto de: malaga.es



Imagen de la Virgen de los Remedios.
Foto de: patronadevelez.blogsport.com


Momento de la salida de su Ermita para iniciar la procesión.
Foto: Diario Sur.



Si sois como yo que no puedo irme a la romería (se celebra en una zona de campo rodeada de olivos, y mi alergia me lo impide), vamos hacer un Menú Fin de Semana de romería, para que desde nuestras casas (y con la alergia a raya), disfrutemos como si estuviéramos allí. ¿Me acompañas?

SABADO 19 DE MAYO
Pimientos verdes rellenos de tortilla   AQUI
Jibia a la plancha   AQUI
Naranjas aliñadas con pasas moscatel   AQUI

DOMINGO 20 DE MAYO
Ensalada de tomates con aloreñas   AQUI
Callos a la malagueña   AQUI
Tarta helada de queso y chocolate   AQUI

Pues con esta sana energía para aguantar la romería, me despido. Gracias por estar al otro lado. Que la Virgen de los Remedios nos bendiga a todos. 

Foto resumen de las recetas aquí detalladas.
¡Buen provecho!




martes, 8 de mayo de 2018

Menú Fin de Semana 12 y 13 de Mayo 2018

Tenemos otro “finde” encima, y como no podía ser de otra manera, os dejo el Menú Fin de Semana para intentar daros opciones de disfrutar con recetas sencillas, económicas y ricas con la familia.

Para el sábado, empezamos por una ensalada templada, muy propia para esta primavera. Seguimos con unos pinchitos de pollo a la carbonara y rematamos el día de forma muy dulce, con un delicioso flan de trufas.

El domingo empezamos tapeando, por ejemplo, con unas tostas. Seguimos con un plato principal doble: un conejo en salsa acompañado de arroz de guarnición. Y no vamos a terminar el fin de semana menos dulce, porque lo rematamos con una tarta de manzana diferente y muy rica. Todas las recetas las tenéis pinchando sobre la palabra AQUI Espero que os guste.

SABADO 12 MAYO
- Ensalada templada de queso de cabra  AQUI
- Pinchitos a la carbonara  AQUI
- Flan de trufas  AQUI

DOMINGO 13 MAYO
- Tosta Axarquía  AQUI
- Conejo en salsa  AQUI  acompañado con arroz para guarnición  AQUI
- Pastel de las reinas de las manzanas  AQUI

Foto resumen de este Menú Fin de Semana
¡Buen provecho!



Pinchitos de pollo a la carbonara

Esta receta nació para reciclar unos pinchitos de pollo. Suelo comprar siempre en la misma carnicería y sus productos aliñados, nunca he tenido problemas con ellos. Pero un día, no sé porque, nos sabía en casa más aliñados de lo habitual. No estaban malos, pero sí distintos. Tanto, que casi no se comieron y se quedó en el plato casi 1kg de pinchos ya cocinados…. Había que buscar solución porque no se tira nada, mientras podamos solucionarlo y menos si es comida.

Tras varias opciones, me acordé de la nata y que tenía un bote de 500ml en casa, de Central Lechera Asturiana (la que más me gusta). Pensé que su sabor neutro, podía suavizar este aliño y dar una oportunidad a estos pinchitos. Quedaron tan ricos, y gustaron tanto, que me pidieron mis hijas volverlos hacer otro día. ¿Y os digo qué? Pues que no sé cómo estaban mejor, si la 1ª vez que lo “reciclamos” o la 2ª que lo cocinamos directamente para que quedara con la salsa de nata.

Al ser el aliño potente aunque no picante, no quise añadir ninguna especia más y ni siquiera cebolla, que siempre me gusta ponerle a las salsas y en especial a las de nata. Quise dejar el sabor lo más suave posible, sin que pudiera haber algo que desentonara. Y éxito total, aunque esté feo decirlo por mi parte. Os cuento cómo prepararlo en casa, las dos versiones. Hacerlas y si os apetece, me decís qué os ha parecido en casa. Pasemos a la cocina.

Ingredientes para 4-6 personas:

- 1kg de pinchitos de pollo aliñados
- 500ml de nata para cocinar Central Lechera Asturiana
- Sal fina
- Aceite de oliva virgen extra suave

Preparación:

- Si los hacemos para “reciclarlos”, yo hice los pinchos en la sartén, salteándolos con aceite de oliva virgen extra, hasta que estuvieron dorados y listos para comer. Como quedaron con demasiado sabor del aliño, y los trozos eran generosos, los partí por la mitad cada pincho, y los puse en la sartén con la nata y sin nada más. A fuego medio alto, estuve removiendo de vez en cuando para evitar que se pegaran. Los cociné hasta que la nata se redujo y espesó, quedando una salsa muy rica. No dio tiempo hacer la foto… solo la del inicio de la receta… Fue ponerlos y desaparecer de la mesa.

- Para hacerlo como aparecen en las fotos, con un poco de aceite de oliva, salteé los pinchos pero sólo para dejarlos dorados por fuera y crudos por dentro. Con fuego medio alto y removiendo con cierta frecuencia, se consigue en pocos minutos. En este punto, añadí la nata para cocinar y bajé un poco el fuego. Los pinchos se terminaron de cocinar a la misma vez que la nata, espesaba y tomaba cuerpo. Reconozco que de esta manera, la carne quedó más jugosa y algo más tierna (si ya de por sí es tierno el pollo, pues imaginad…). Una vez que quedó la salsa cremosa y reducida, es servir y comer enseguida, antes de que se enfríe. 

- Probadlos antes de servir, por si necesitaran un poco de sal. En mi caso, apenas nada tuve que echar, una pizca al final. Recomiendo ponerla al final por si al reducir la nata, el sabor de la sal / especias de la carne se potencia. En mi caso eran pinchos de pollo, pero perfectamente pueden ser con otro tipo de pinchos aliñados.


Así quedan los pinchitos de pollo a la carbonara



Los pinchitos ya cocinados, antes de suavizar el exceso de aliño
con nata Central Lechera Asturiana #LoNaturalSabeMejor




martes, 1 de mayo de 2018

Choripan

Estamos en época de romerías y ferias. Ya mismo, en cuanto el tiempo nos lo permita, también de playa. Pero la receta que os traigo hoy no es sólo válida para estas ocasiones. Los choripan son unos aperitivos ideales para compartir en casa con amigos y familia. Se pueden comer a temperatura ambiente, pero recién sacados del horno, sinceramente, están deliciosos…. Hacer la prueba y luego contadme como os gusta más.

Es muy fácil de hacer y yo lo he elaborado con pan casero blanco. Además, si tenéis niños por casa, son de estas recetas que admiten meterlos en la cocina y echen una mano. Seguro que lo disfrutan mucho y se lo pasan genial.

¿Nos lavamos las manos? Pues derechos a la cocina.

Ingredientes para 6 personas aproximadamente
- 500grs de harina de fuerza
- 1 dado de levadura fresca de panadero (o 1 sobre de levadura de panadero seco)
- ½ cucharadita de sal fina
- 1 cucharadita de azúcar blanca
- 300ml de agua templada
- 2 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen extra
- 250grs aproximadamente de chorizos para aperitivos

Preparación:

- Empezamos por hacer la masa del pan, que nos va a llevar más tiempo. Tamizamos la harina junto con la sal y lo dejamos en un cuenco hondo o en el vaso de la amasadora (si tenemos robot de cocina).

- Templamos 300ml de agua, sin que coja demasiado calor porque podemos perder la levadura. Si metemos el dedo, tiene que estar caliente pero no quemar. Diluimos la levadura en el agua y añadimos el azúcar y el aceite de oliva. Dejamos reposar unos minutos y veremos como se empieza a formar espuma y a crecer. Esto es señal que la levadura ya está actuando.

- Mezclamos el preparado de levadura con la harina y la sal. Removemos con el accesorio de amasar (si es robot) o empezamos amasar para ligar todo. Hay que amasar durante al menos 10mnts para obtener una masa elástica, brillante y uniforme. Quizás podamos necesitar un poco más de agua, porque según las harinas, la cantidad puede variar. Calentamos un poco más y mi consejo, es añadirla poco a poco a cucharadas, para asegurar que le echamos la justa.

- Cuando tengamos una bola uniforme y elástica, que se separe de las paredes, espolvorear con un poco de harina y cubrir el cuenco. Dejar reposar en un lugar templado hasta que doble de volumen. Lo podemos dejar toda una noche, que no pasa nada.

- Una vez haya aumentado de volumen, se vuelve amasar la bola para sacar todo el aire que tiene. Hacer 1 o 2 rulos con la masa, como si fuera una salchicha, que tenga un diámetro similar por todos lados. Contar los chorizos de aperitivos que tenemos y dividir la masa en las mismas porciones, haciendo “medallones”.

- Con cada medallón de masa, extenderlo con las manos, dejando una masa fina. Poner un chorizo de aperitivo en el centro de la masa, y cerrar los bordes hacia dentro. Una vez cerrado, rodar un poco por la mesa y dar forma. Quedará una bola más o menos regular. No importa si unas son un poco más grandes o las formas son diferentes. Vamos haciéndolas a mano y será fácil no encontrar 2 iguales.

- Para hornear, encender el horno a temperatura alta, con calor arriba y abajo y si es posible, también ventilador. Meter la rejilla a una altura media y hornear a 180ºC hasta que veamos los panecillos dorados y dorados. Según el tipo de horno, puede ser unos 20mnts aproximadamente.

- Sacar del horno y dejar enfriar en la rejilla. Cuando no quemen al tacto, ponerlos en una fuente cubiertos con un paño de algodón hasta el momento de comerlos. ¡Buen provecho!

Foto resumen de estos Choripan y la bandeja que me salió directa del horno


Con los medallones de masa, formar las bolas de pan con los chorizos dentro


1º plano de un choripan que se abrió durante el horneado


La bandeja lista para comer





Menú Fin de Semana 05 y 06 de Mayo 2018

Ya tenemos aquí el mes de Mayo, que invita a comidas más frescas, rápidas o de dejar hechas con antelación. Además, este Domingo es un poco más especial porque se celebra en España el Día de la Madre… ahí es nada. Y de acorde con este tiempo, he dejado un Menú Fin de Semana sobre la mesa. ¿Te animas a cocinarlo conmigo? Pues te cuento todos los detalles a continuación… pasa a la cocina y lo vemos ;-)

SABADO 05 MAYO
- Gúsaros o cañaillas o caracoles de mar, como lo queramos llamar. Para ver la receta pincha  AQUI
- Tomates rellenos  AQUI 
Crema de limón  AQUI

DOMINGO 06 MAYO 
Ensalada de mahonesa  AQUI 
Costillas en salsa de almendras  AQUI  
Tiramisú de fresas  AQUI

Pues con todo este Menú sobre la mesa, sólo me queda agradecerte que estés al otro lado de la pantalla y que tengas un maravilloso “finde”. Nos volvemos a ver la próxima semana, con otro Menú Fin de Semana. Un beso grande.

Foto resumen de este 1º Menú Fin de Semana de Mayo
¡Buen provecho!



martes, 24 de abril de 2018

Menú Fin de Semana 28 y 29 abril 2018

Como quién no quiere, llegamos al final de Abril… con esta Primavera rara que tenemos, que si frío, que si caló, que si lluvia…. Pero todo llega y ya tenemos encima el último “finde”, y yo tengo preparado el último Menú Fin de Semana. ¿Te animas a cocinarlo? Pues acompáñame que te lo dejo todo listo encima de la mesa:

SABADO 28 ABRIL
-          Almejas salteadas  AQUI
-          Bacalao con tomate  AQUI
-          Fresas con chocolate   AQUI

DOMINGO 29 ABRIL
-          Cogollos de lechuga con tropezones fritos   AQUI
-          Berza malagueña  AQUI
-          Tarta genovesa de nata  AQUI

Pues esto es todo lo que ha dado este último Menú de Abril. A ver cómo se nos presenta el mes de Mayo, pero seguro, que seguiremos con nuestros Menús fáciles, ricos, sanos y aptos para cocinar cualquier delantal. Mientras tanto, que paséis buena semana. Gracias por estar al otro lado.

Foto resumen del Menú Fin de Semana
¡Buen provecho!



Costillas en salsa de almendras

Reconozco que en casa nos encanta todo aquello que tenga que ver con chupar un hueso: alitas de pollo, chuletas… o como en el caso de hoy, costillas de cerdo. Creo que, si es verdad eso que antes vivimos otra vida, la nuestra tuvo algo que ver con ser perro…. Jajajaja.

La receta de hoy está hecha en olla exprés, por ganar tiempo. Perfectamente se puede hacer en olla tradicional, que tardará como el doble de tiempo. Ya lo dejo a la opción de cada uno. Para mí la olla exprés, es mi gran amiga y aliada en la cocina.

Las almendras forman parten de la gastronomía malagueña desde tiempos infinitos. No sólo se utiliza en dulces y postres, sino muchos platos salados. No olvidemos que una de las sopas frías más características de Málaga, es el ajoblanco que está hecho con almendras como ingrediente principal. Además, en la Axarquía malagueña, hay una almendra excepcional y hay que aprovechar las cosas buenas que nos da la tierra. En esta receta, yo no he pelado las almendras. Las podría haber escaldado en agua hirviendo, dejarlas un par de minutos y luego se pelan casi solas prácticamente. Pero me gusta el color y sabor que da la piel a la salsa, además, de proteger a la almendra mientras se fríe que no se queme. Pero si os gusta una salsa más clara, sólo tenéis que escaldarlas o comprarlas directamente peladas.

Este plato se suele acompañar de patatas fritas, y sería un excelente plato único bien consistente. Únicamente añadiría una buena ensalada variada de entrante. Pero también puede ser un 2º plato si hemos puesto, por ejemplo, una rica crema de verduras antes. En todo caso, no olvidéis un buen pan, porque la salsa está riquísima.

Las costillas os recomiendo que os la parta el carnicero. Es muy difícil hacerlo en casa. Hay que tener, además de los cuchillos y machetes profesionales de carnicerías, una buena mesa que aguante ese golpe fuerte que se necesita. Y todo eso, dando por hecho que sabemos manejar esos cuchillos, porque podemos terminar en el hospital más que de urgencias. Así que no os arriesguéis y dejar que el profesional os la parta en tiras, que lo hará estupendamente y mucho más rápido que lo podríamos hacer nosotros (eso seguro).

¿Nos vamos a la cocina? Pues a lavarse las manos que tengo ya todos los ingredientes encima de la mesa.

Ingredientes para 4 - 6 personas
- 1kg de costillas carnudas de cerdo, ya partidas por el carnicero
- 1 cebolla grande
- 3 o 4 dientes de ajos grandes (al gusto)
- 100grs de almendras
- Aceite de oliva virgen extra, que siempre os recomiendo el amplio abanico de #SaboraMalaga
- 1 vasito de vino blanco de calidad
- Especias al gusto: laurel, tomillo, pimienta molida, clavos de olor
- Agua o caldo de carne

Preparación:

- En el fondo de la olla exprés, ponemos aceite de oliva virgen extra para cubrir todo el fondo (no demasiado porque las costillas soltarán su grasa). En él, doramos ligeramente las costillas sin salar (para que no suelten su jugo), y las sacamos conforme se vayan dorando.

- En ese aceite, rehogamos la cebolla con los ajos pelados y las almendras enteras. No importa cómo se parta todo, porque después vamos a triturar la salsa. Añadimos sal y pimienta, y dejamos que la cebolla se ponga blandita y transparente, removiendo de vez en cuando todo para que se haga de forma uniforme el sofrito.

- Cuando la cebolla esté blanda, añadimos las costillas, las especias, el vino y rectificamos de sal (recordar que no echamos sal a las costillas). Tapamos la olla exprés (normal en mi caso, no es de las rápidas). Desde que salga vapor por la válvula, cuento 30mnts a fuego medio. Pasado este tiempo, quito la válvula y espero que salga toda la presión, antes de abrir la olla.

- Una vez abierta la olla, retiro a una fuente todas las costillas. Quito la hoja de laurel y paso toda la salsa al vaso de la batidora, reservando algunas almendras enteras. Si hiciera falta, añado un poco de agua / caldo de carne, para que todo se triture bien. No me gusta dejar una salsa completamente fina, sino que haya ligeros tropezones y que quede cremosa.

- Teniendo la salsa triturada, incorporo a la olla junto con las costillas, y a fuego bajo (la salsa se puede pegar al fondo de la olla), dejo que se mezclen los sabores 5 minutos, sin quitar el ojo de la olla y removiendo con suavidad desde el fondo para evitar que todo se agarre. Rectificar de sal o especias si hiciera falta.

- Servir bien caliente, acompañado de un pan para la salsa. Adornar con las almendras enteras que hemos reservado. ¡Buen provecho!

Vista de una ración lista para servir


Un 1 plano de estas ricas costillas en salsa de almendras





lunes, 23 de abril de 2018

Tarta genovesa de nata

Esta tarta la hice para el cumpleaños de un amigo de mis hijas, pero perfectamente la podríamos “tunear” y decorarla de forma personalizada.

Es el típico bizcocho genovés, el bizcocho “base” de muchas tartas y preparaciones en pastelería. El bizcocho genovés, tal cual, está delicioso y lo podemos hacer en forma de bizcochos o rellenar moldes para magdalenas, por ejemplo.  Con las cantidades que pongo en esta receta, sería conveniente utilizar un molde de 18cms de ancho aproximadamente, tendríamos un bizcocho más pequeño de diámetro, pero más alto y podríamos cortar el bizcocho en 3 discos. Yo no tengo de ese tamaño (de momento… jejeje… esto de la cocina es un vicio, y poco a poco voy completando mis cositas, aunque quizás ya mismo necesite una cocina más grande). El molde redondo que suelo utilizar, tiene 24cms. Queda el bizcocho más bajo de lo que resultaría si esa misma masa, se mete en uno de 18cms, pero no me importaba. El cumpleañero tenía una tarta encargada por su familia, para todos los amigos que fueron a la fiesta. Yo no quería restar protagonismo con una tarta grande, y también, particularmente, me gustan las tartas algo bajitas. ¿Qué podemos hacer si tenemos un molde como el mío, y queremos una tarta más alta? Os doy 2 opciones:

      *  Hacer el doble de masa de la indico en esta receta.
      *  Al margen de si hacemos la masa normal o con cantidades dobles, podemos aumentar bastante el volumen si, por un lado, montamos las claras a punto de nieve. Las yemas, las batiremos como se indica en la receta, procurando batirlas mucho tiempo con el azúcar, para que aumenten de volumen y quede una crema. Cuando tengamos todos los ingredientes mezclados (yemas, azúcar, harina, levadura, sal, si hemos añadido algún aroma), y las claras estén montadas a punto de nieve, con la ayuda de una lengua de silicona o cuchara de madera, vamos incorporando poco a poco las claras a toda la preparación con movimientos envolventes. Tenemos que hacerlo despacio, en pocas cantidades, y con movimientos de abajo hacia arriba, para que el aire que hemos metido tanto en la preparación de las yemas como en las claras, no se nos baje.
        * En la lista de ingredientes, he puesto levadura química tipo Royal. Se la he puesto, al hacer el bizcocho en un molde un poco más grande del recomendado. Si lo hacéis en uno de 18cms, no hace falta ya que quedará bien subido con el batido de los huevos, y sobre todo, si montáis las claras a punto de nieve.

Para este bizcocho, es imprescindible tener: una batidora con accesorio de batir o mejor aún, algún robot de cocina con el accesorio de varillas, que nos va ayudar a montar las claras y las yemas y hará que la masa aumente bastante de volumen y quede esponjosa. A mano, yo creo que es misión imposible. De todas formas, si alguien se ve con la suficiente fuerza (tener en cuenta que yo he batido en máquina, a velocidad media / alta durante aprox. 15mnts), que lo intente de forma manual. Y desde luego, se merecerá un trozo más grande de tarta al final… jajaja.

Yo he utilizado, para el relleno, una mermelada comercial de fresas, porque no tenía tiempo de ir a buscar buenas fresas y hacerla. Pero si queréis hacerla, os dejo este enlace pinchando  AQUI  Esto es totalmente opcional, como es lógico. También podríais haber utilizado, por ejemplo además de mermelada de otro sabor, una crema pastelera (os lo explico en esta receta pinchando  AQUI ). La cobertura, me he inclinado por la nata que ya teníamos montada y en la parte superior, la he espolvoreado con chocolate en polvo y le he añadido unas chuches que eran figuras de ositos de nube cubiertas de chocolate. Aquí también podemos dejar volar la imaginación y ponerle: láminas de almendras tostadas, fideos de chocolate o de colores, unas fresas naturales, mini bombones, gominolas…

Dicho todo esto, ¿te apetece que nos metamos a preparar esta Tarta Genovesa de Nata? Pues acompáñame a la cocina que lo tengo todo preparado.

Ingredientes para 6 personas aproximadamente:

Para el bizcocho:
- 4 huevos a temperatura ambiente.
- 120grs de azúcar blanco
- 60grs de harina floja + 60grs de harina de maíz (Maicena o similar). Con esto tendremos un bizcocho más ligero, pero sino tenéis harina de maíz, poner los 120grs de harina floja o de repostería.
- 4grs de sal (aproximadamente, media cucharilla de postre escasa).
- 1 cucharilla (de postre) rasa de levadura química, tipo Royal.
- Opcional, aromatizante: yo he utilizado 1 cucharilla (de postre) de agua de azahar pero podría ser vainilla líquida o canela molida, ralladura de naranja / limón…etc.

Para el relleno:
400ml de nata para montar, con un mínimo de 35% materia grasa, que tiene que estar muy fría.
Azúcar glas al gusto
Mermelada de fresa
Cacao en polvo
Ositos de chocolate

Preparación:

Precalentar el horno, con calor arriba y abajo, a temperatura alta.
Empezamos batiendo los huevos con el azúcar, durante aproximadamente, 10-12mnts a velocidad media / alta. Con esto conseguiremos aumentar bastante el volumen y obtener una crema muy esponjosa. Mientras tanto, podemos tamizar las harinas, levadura y sal y reservar.

Pasado este tiempo, ir añadiendo muy poco a poco, las harinas tamizadas sin dejar de batir. No añadir de golpe para evitar que la crema que tenemos, se baje con el peso de la harina. Cuando tengamos toda la harina incorporada, seguir batiendo a velocidad media / alta durante 5mnts aprox. más. Cuanto más batamos, más volumen tendremos en la masa y más esponjoso quedará nuestro bizcocho.
Engrasar el molde que vayamos a utilizar con mantequilla o aceite de girasol y poner en la base, un papel de hornear. Esto nos ayudará a proteger nuestros moldes, y ayudar a que nos duren más, pero también a desmoldar el bizcocho mucho más fácil. Verter la masa y meter en el horno a una altura media, a 180ºC Si utilizamos ventilador, bajar la temperatura a 160ºC para evitar que se nos queme. Tardará, según el horno y el molde que hayamos elegido, unos 30mnts. Cuando tengamos el bizcocho listo, sacar del horno y dar un golpe seco sobre la mesa. Este truco lo vi hace poco en televisión que lo daba un pastelero, y decía que evitaba que el bizcocho bajara conforme se fuera enfriando. Dejar en el mismo molde (en caliente se nos puede romper) y enfriar por completo.

Mientras que se cuece el bizcocho, podemos montar la nata. Ponerla en el recipiente donde vayamos a montarla y con las varillas a velocidad alta, empezar a batir. Cuando la tengamos medio montada, añadir azúcar glas al gusto. Yo le he añadido unas 4 cucharadas porque el bizcocho iba relleno de mermelada, que es dulce y no quería algo muy dulzón. Cuando pongamos el azúcar glas, remover un poco con las varillas a mano, para evitar que el azúcar salga volando cuando le demos con la batidora / robot de cocina. Batir hasta montarla, pero tener cuidado que, si batimos demasiado, se nos pasa la nata y podemos tener mantequilla. Una vez montada, reservar en la zona más fría de la nevera.

Una vez el bizcocho frío, vamos a partirlo para relleno. Primero marcamos con un cuchillo de sierra grande (el del pan es estupendo), el contorno a la mitad del ancho aproximadamente. Si lo hubiéramos hecho en un molde de 18cms, podríamos hacer 3 capas. En este caso, dividir el ancho del bizcocho en 3 parte. Una vez marcado el borde, meter hasta el centro el cuchillo de sierra y hacer los discos. Separar cada disco de bizcocho. Rellenar cada disco con mermelada. Podemos templar un poco la mermelada en el microondas, para que quede más líquida y sea más fácil extenderla (pero sólo unos 10-20 segundos aproximadamente). Procurar rellenar sin llegar hasta el mismo borde del bizcocho.

Una vez extendida la mermelada, vamos a rellenar con nata. Con la ayuda de una espátula, extendemos una capa generosa, sin llegar al borde del bizcocho. Como este bizcocho sólo eran 2 capas, la nata sólo la he puesto en 1. Una vez rellenado el interior del bizcocho, lo tapamos y volvemos a tener el bizcocho completo. Cogemos un poco más de nata, y con la espátula, la repartimos por los bordes, pero sólo una capa fina, que se deje ver el bizcocho. Y con algo más de cantidad, cubrimos la superficie superior. Si nos animamos, podemos poner la nata en una manga pastelera y con boquilla rizada (por ejemplo), decorar toda la parte superior. Pero este modo con la espátula y procurando dejar la superficie superior lisa con la nata, es la forma más sencilla si tenéis poca práctica en la cocina o no tenéis manga pastelera y boquillas.

Ponemos un par de cucharadas de cacao en polvo en un colador (el cacao del chocolate a la taza va genial) y espolvoreamos toda la superficie superior del bizcocho que hemos cubierto con la nata. El chocolate al contacto con la nata, oscurecerá y tomará sabor. Poner una buena capa de chocolate, que esté bien cubierto. Decorar con los ositos de chocolate o la decoración que hayamos elegido. También podemos dejar la nata de la capa superior con ligeros picos hacia arriba, que quedarán muy bonitos sólo cubiertos con el chocolate en polvo.

Meter la tarta en la parte más fría de la nevera, hasta que vayamos a comerla. Sacar un poco antes de servir, para que pierda algo de frío, pero es necesario que esté en la nevera hasta ese momento, para evitar que la nata se baje. Sólo queda servirla y disfrutar. ¡Buen provecho!

Foto resumen de esta rica tarta


Un primer plano del bizcocho ya horneado. Fijaros en todas las burbujas
pequeñas de la masa, fruto de todo el rato que hemos batido.


El bizcocho ya frío y separado en dos mitades.


Fijaros la miga tan suave que tiene.


Rellenar cada mitad del bizcocho con mermelada, 
para que quede más jugoso.





Utilizar una mermelada (sino es casera) de buena calidad,
y si tiene tropezones de fruta, tanto mejor.


Tras la capa de mermelada, vamos a poner otra de nata, 
pero sólo en una mitad (la de la base del bizcocho).


Detalle de los ositos de nube de chocolate que puse
para la decoración superior.



La tarta espolvoreada con el cacao en polvo y lista para 
meter en la nevera hasta el momento de disfrutarla.









miércoles, 18 de abril de 2018

Menú Fin de Semana 21 y 22 de abril 2018

Poco a poco vamos consumiendo el mes de Abril. Y la Primavera sigue revoltosa este año. Lo mismo tenemos unos días que invitan a ir a la playa, que tenemos el tiempo revuelto. 

Pero en esta cocina tenemos soluciones para todo (o casi todo...), y vamos a dejar encima de la mesa un Menú Fin de Semana para cargar bien las pilas, con energía sana, rica y económica ¿te animas? Pues vente conmigo que lo dejamos todo planteado. Recuerda que todos los enlaces a las recetas, los tendrás pinchando sobre la palabra  AQUI

SABADO 21 ABRIL
- Ensalada de naranjas y zanahorias   AQUI
- Breca encebollada   AQUI
- Natillas caseras  al aceite de oliva   AQUI

DOMINGO 22 ABRIL
- Mejillones al vapor   AQUI
- Arroz marinero   AQUI
- Gachas de leche  AQUI

Foto resumen de este Menú Fin de Semana


Pues hasta aquí todo por hoy. La semana que viene volveremos, a ponerle sabor al último fin de semana de Abril. Mientras tanto, recordar: la sonrisa ¡siempre por bandera!. Gracias por estar al otro lado.


martes, 17 de abril de 2018

Breca encebollada

Hoy traemos hasta el blog un pescado que antiguamente, era despreciado en las pescaderías, porque su hábitat son las rocas y los fondos rocosos. Pero esto, afortunadamente cambió, y hoy forma parte de nuestra amplia gama de pescados. Estamos hablando de la breca.
Es un pescado blanco, que nos recuerda un poco al besugo y pertenece a su familia, pero nuestra breca es plateada y rosácea. Está indicada para personas de digestión difícil o dietas de control de peso, aunque está deliciosa comerla porque sí, sin ningún motivo. Tiene carne blanca y blanda, que da muchas posibilidades de cocinar, tanto en hervidos, plancha o en el horno. Si vemos su composición nutricional, nos fijaremos que apenas tiene 75 calorías / 100grs, de ahí que sea recomendable su consumo en dietas de control de peso. Tiene vitaminas del grupo B y A. En minerales, contiene cantidades importantes de fósforo, potasio y sodio. Y aunque en menor cantidad, también encontramos que contiene calcio, hierro, cinc y magnesio.
Como se puede ver, un pescado muy completo y recomendado para incluir en nuestros menús. ¿Te animas a prepararlo? Pues hoy lo vamos hacer muy sencillo, porque está tan rica, que contra menos manipulemos la breca, es mejor. Derechitos a la cocina que nos vamos.

Ingredientes para 6 personas:

- 1kg de breca fresca. Si es posible, pedir al pescadero que nos quite las vísceras y desescame.
- 1 cebolla grande.
- 1 o 2 dientes de ajos enteros al gusto.
- Sal y pimienta molida
- Aceite de oliva virgen extra, que como sabéis lo que me seguís, siempre os recomiendo los estupendos #AOVES de #SaboraMalaga
- Agua
- 1 limón

Preparación:

- Empezamos por partir en juliana fina una cebolla grande y rehogarla ligeramente en la sartén, con un poco de sal y pimienta y aceite de oliva virgen extra. Queremos que suelte el agua y se quede transparente y tierna. Podemos añadir los ajos enteros y sin pelar en este rehogado, para que vayan dejando su perfume. Reservar.

- Precalentar el horno a temperatura alta. Sobre una fuente apta para el horno, hacer una cama, con la cebolla pochada y los ajos enteros. Reservar.

- Lavar las brecas, y en mi caso, he quitado las cabezas, pero porque en casa gusta más así el pescado asado. Salar tanto por el interior como exterior. Meter ½ rodaja de limón en el interior de las brecas.

- Disponer sobre la cama de cebollas. Regar con un dedo de agua, aceite de oliva virgen extra, y zumo de limón. Meter la fuente en el horno, a 180ºC con calor arriba y abajo, unos 15mnts aproximadamente. El tiempo dependerá del horno y de cuanto nos guste el pescado asado. No dejar demasiado asado el pescado, ya que quedará muy seco.

- Para servir, disponer las brecas sobre una bandeja, dejando aparte toda la cebolla, para que cada cuál se vaya sirviendo a su gusto. Se puede acompañar con un poco de alioli si se desea. ¡Buen provecho!


Las brecas con su cebolla, listas para comer. Espero que os guste.