Buscar este blog

Translate

sábado, 22 de abril de 2017

Arroz en barbacoa

Empieza la época de las romerías, del buen tiempo y de salir al campo a comer y disfrutar de un día al aire libre con amigos y familia. La verdad, que pocas cosas se disfrutan más que eso, y no salen igual de ricas. Sea lo que sea, cocinado al calor de un fuego de leña, cobra otra dimensión completamente magnífica.

Recordar y tener siempre presente, que no en todos los sitios se permiten encender barbacoas o fuegos al aire libre. Hay zonas donde está prohibido en los meses de más calor, para evitar incendios. En otros lugares, hay que pedir permisos previos al Ayuntamiento correspondiente. Y otros espacios, aunque los solicites por escrito previamente y tengas que tener la autorización al respecto, sólo podrás hacer fuego en las barbacoas y sitios que hay acotados para ello. Preguntar siempre en el Ayuntamiento responsable, porque las multas son bastantes altas y, sobre todo, corremos el riesgo de provocar un incendio.

Dicho todo esto, yo os voy a contar como hicimos este arroz en barbacoa con unos amigos. Las cantidades son aproximadas y siempre podréis cambiar cosas a vuestro criterio. A nosotros, por ejemplo, nos gusta el arroz con cebolla, y eso es algo que siempre ocasiona un buen debate. ¿No te gusta a ti? Pues no se la eches…. así de claro, seguro que sale exquisito. No hay nada más democrático que la cocina y debatir si tiene que llevar algo un ingrediente o no, me parece una pérdida de tiempo porque en nuestro gusto, mandamos nosotros. Nuestro arroz es con carne, que parece que le “pega” más, pero perfectamente podría ser con pescado, marisco, un arroz mixto de carne y pescado, etc.

Vamos al lío, que el fuego está encendido y nunca mejor dicho.

Ingredientes para 10 – 12 personas:
- 1kg de arroz redondo
- Agua o caldo de carne (sería estupendo conseguir unos huesos frescos y hacer con ellos un buen caldo, con un puerro, cebolla y zanahoria).
- Pimiento verde y rojo (si son de los asar, con medio pimiento de cada es suficiente).
- 1 cabeza de ajos entera y sin pelar
- Aceite de oliva virgen extra
- 1 cebolla grande
- 2 – 3 tomates maduros rallados
- 1kg de magro cortado a dados
- 1 pechuga de pollo troceada
- Pimienta molida, clavos de olor, hojas de laurel. 2 sobres de especias para paella, ramita de romero / tomillo si es posible.
- Sal gorda (puede ser fina, pero a mí para el arroz, por lo soso que es, me gusta más la gruesa).

Preparación:
- Lo primero es tener unas buenas ascuas, que nos permitan cocinar sin grandes llamas. Tener preparado ramas pequeñas para ir alimentando el fuego, si hiciese falta.
- Si tenemos huesos frescos, ponerlos a hervir como hemos indicado. Necesitaremos el doble de agua que de arroz (medir el arroz en una jarra y por donde se quede, será la marca para saber la cantidad de agua / caldo a necesitar) y añadir un poco más de agua (por la que se pueda evaporar al hervir). Mantener el agua caliente hasta que la añadamos al arroz. Añadir sal al caldo.
- Poner aceite de oliva virgen extra en una paellera. La cantidad es un poco a ojo y yo siempre prefiero quedarme un poco corta, y si hiciera falta, añadir un poco más. Dorar en ese aceite la cabeza de ajos entera y reservar.
- Dorar la carne de magro primero, que la tendremos salpimentada. Se tiene que quedar medio hecha: bien dorada por fuera y que aún quede cruda por dentro, para que se termine de hacer al cocerse el arroz. Cuando la tengamos medio dorada, añadir la pechuga de pollo (que también estará salpimentada) para hacer lo mismo: dorar por fuera, pero que quede cruda por dentro. Sacar de la paellera y reservar.
- En ese mismo aceite de oliva virgen extra que hemos rehogado la cabeza de ajos y la carne, vamos hacer el sofrito. Para ello, ponemos primero la cebolla a pochar, hasta que esté blandita. Luego añadimos los pimientos verdes y rojos y cuando estén estos rehogados, añadimos el tomate rallado. Todo esto con su sal correspondiente. Si hay niños pequeños a los que no les gusta encontrar el trozo de cebolla o de pimiento, mi consejo es que se trocee todo en trozos grandes y una vez rehogados, retirar de la paellera y pasar por la batidora con un poco del agua que tenemos caliente para el arroz, y de esta forma, el sofrito pasa desapercibido.
- Cuando el sofrito esté hecho, añadir el arroz y rehogar bien sin cesar de remover. De esta manera, conseguiremos que se nos quede un grano suelto y más entero. Una vez que veamos que el arroz está suficientemente rehogado con el sofrito, colocamos las carnes, la cabeza de ajo, los sobres de especias para arroz y regamos con el caldo. Primero un poco, removiendo el fondo de la paellera para arrancar todos los sabores. Y luego la cantidad suficiente para dejar cubierto el arroz. Añadir laurel y una ramita de romero / tomillo si es posible (fácil de encontrar si estamos en el campo). Dejar hervir y probar de sal, añadiendo si hiciera falta. Si durante la cocción viéramos que hace falta más agua, añadir siempre a punto de hervir para que el arroz no pierda temperatura.
- En el envase del arroz, pondrá los minutos que recomiendan para su cocción. Si a los 15mnts aprox. de hervir el agua, probamos y el arroz está casi hecho, yo apartaba la paellera del fuego, la tapaba con papel de aluminio y la dejaba reposar 5mnts. Esto variará según la marca, o la cantidad de arroz que hayamos echado, pero son unos tiempos orientativos.
- Una vez el arroz en su punto, llevar a la mesa y disfrutar. Particularmente, me gusta servir a todos y yo me dejo mi ración directamente en la paellera, que es donde mejor sabe. Espero que os guste.

Foto resumen de este arroz en barbacoa.


Un primer plano del arroz en plena cocción.


Aquí podeis ver las brasas del fuego y la barbacoa cerrada, 
para evitar que el fuego salga de su sitio y provoque daño.